Porque los indígenas no quieren que la carretera atraviese por el TIPNIS

Por: Daniel Bogado Egüez

En 1965 por Decreto Ley se crea el Parque Nacional Isiboro Sècure cuyo objetivo es proteger los recursos naturales. En 1990 los pueblos indígenas de tierras bajas, protagonizan la histórica marcha Por el Territorio y la Dignidad. Producto de esta marcha conquistan los primeros  D.S que reconocen 4 territorios indígenas (TIPNIS, TIM, TICH Y TIS). El 2011 realizan la VIII marcha  rechazando el proyecto de construcción de una carretera por medio del TIPNIS. A pesar que fueron maltratados en Chaparina, continuaron la marcha y fueron recibidos apoteósicamente en La Paz. Allí lograron obtener la Ley 180 de Intangibilidad del Tipnis, que en el artículo tercero indica tácitamente que no pasara la carretera por medio Tipnis.

Con el intento de sistematizar el rechazo que tienen los indígenas a que la carretera atraviese el TIPNIS, clasifico 10 razones, 5 ambientales y 5 socio culturales que a continuación se las presento[1]:

Razones ambientales

  1. Es Parque Nacional Isiboro Sécure, creado por Decreto Ley promulgado el 22 de noviembre de 1965. Si la carretera pasara por el corazón del parque, sufriría deforestación y estaría a merced de agentes externos.
  2. Se atentaría contra la biodiversidad (flora y fauna silvestre del TIPNIS) contraviniendo las razones de su creación y la obligación del Estado de conservarlas como reservas.
  3. Afectaría las cuencas hidrográficas y nacientes de los ríos que se encuentran en las cabeceras de los cerros o pie de monte del TIPNIS. Contraviniendo una vez más la ley: Que es deber del Supremo Gobierno preservar las cuencas hidrográficas y las nacientes de los ríos, a fin de evitar inundaciones e interferencias en la navegación; Que en las provincias Chapare y Moxos de los departamentos de Cochabamba y el Beni, respectivamente…) (DL, 22 de noviembre de 1965)
  4. Pondría en serio peligro la integridad de los recursos naturales por la actividad de los colonizadores que se dedican a la producción de coca: “ Que la construcción del camino Marginal de la Selva y los planes de colonización, ponen en serio peligro la integridad de los recursos naturales renovables y, consiguientemente, la belleza escénica de la región (DL, 22 de noviembre de 1965)
  5. Desconocería y restaría valor a toda la acción que han logrado los pueblos indígenas del TIPNIS en elaborar planes de manejo y la formación de recursos humanos locales (equipos técnicos y guarda territorios)

Todas estas acciones en contra de la naturaleza, contradicen el discurso del Presidente de Bolivia en el ámbito internacional, en “defensa de la madre tierra”.

Cinco Razones socio culturales

  1. Con la marcha indígena por el Territorio y la Dignidad realizada en 1990, el TIPNIS posee doble categoría: Es Área Protegida y Territorio Indígena. El Territorio indígena no fue producto de la buena voluntad de un dignatario de Estado, fue resultado de un movimiento social a través de la marcha.
  2. Conociendo el Gobierno que el TIPNIS posee doble categoría, no consultó previamente a los dueños del territorio: Mojeños, Yuracarés y chimanes  si querían que pase la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Mojos por medio territorio. Al margen que no se les consultó, el Gobierno ha desatado toda una propaganda mediática haciendo ver que él quiere la integración, y apuesta por el progreso y desarrollo de los pueblos (lógica capitalista) y que los indígenas del TIPNIS se oponen al desarrollo, creando así un ambiente de desinformación pública que genera un sentimiento de rechazo y confrontación contra los dueños del territorio.

  1. El TIPNIS significa para los indígenas mojeños la Loma Santa, o tierra sin mal, donde se asentaron para escapar del avasallamiento y explotación de los carayanas en la época de la goma. Es un lugar donde los mojeños, yucararés y chimanes producen y reproducen culturalmente manteniendo sus cosmovisiones, costumbres, idiomas, mitos y ritos. Con la apertura de la carretera por su territorio, toda la estructura cultural se vería seriamente afectada por agentes externos con otras visiones, idiomas y ritos contrarios a sus lógicas de ocupación del espacio, del ser y estar en el TIPNIS.
  2. Aunque persiste el problema no resuelto de los límites interdepartamentales entre el Beni y Cochabamba, la colonización ya perforó parte del TIPNIS. Sin embargo las comunidades indígenas mojeñas, yuracarés y chimanes se han convertido en la frontera humana para frenar con pocos medios, la avalancha colonizadora al TIPNIS. Con la apertura de la carretera, el avasallamiento de colonizadores dedicados a la actividad del monocultivo de coca será imparable y los efectos negativos, ambientales y sociales serán irreversibles.
  3. Con la apertura de la carretera, se evidenciará la exclusión de los pueblos indígenas de tierras bajas por el Gobierno nacional y la preferencia de éste a los colonizadores con los cuales se reúnen cuantas veces quiere y les construye infraestructura escolar y de salud de buena calidad en detrimento de las precarias escuelas y postas sanitarias que tienen los indígenas sobre todo los que viven en la zona de colonización. Entonces los indígenas se verán en desventaja obligándolos a migrar a la ciudad a buscar estos servicios y aumentarán los cordones de pobreza de barrios periurbanos, viviendo en centros poblados en calidad de mendigos y desvinculados de la madre naturaleza que les permite vivir con dignidad y reafirmación sociocultural.

Si se abroga la Ley 180, el Gobierno Plurinacional violará, la Constitución Política del Estado que en su artículo 30 establece: que se debe consultar previamente a los pueblos indígenas, cuando una obra importante atraviese su territorio…), violará el artículo 3 de la Ley 180 que estipula que no pasará la carretera por el TIPNIS, vulnerará los derechos humanos, las normas internacionales como el Convenio 169 ratificado en la ley 1258, ley sobre los derechos humanos, sociales y políticos de los pueblos indígenas de la ONU que indican respetar la autodeterminación de los pueblos indígenas.

Considero que todos los benianos queremos integrarnos, pero no por lugares que son Áreas Protegidas y Territorios Indígenas, a no ser que los dueños estén de acuerdo. Para ello, no se debe agotar el dialogo y poner en la balanza la concepción del desarrollo que tiene el gobierno, frente a la concepción mítica de la naturaleza que profesan los indígenas. La confrontación solo aumentará la polarización que se ha desatado en el país a raíz del proyecto carretero por el TIPNIS. Este proyecto necesita recibir el CONSENSO y CONSENTIMIENTO de los dueños de casa,  para evitar conflictos como éste que nos hace pelear entre hermanos bolivianos.