Iniciaron producción de huevo en polvo y líquido en una planta industrial

“Adiós al quebrado de huevos y grandes cantidades de desperdicio de las cáscaras”, podría decir la industria de alimentos en el país, ya que una sociedad argentino-boliviana inició con la producción de huevo líquido y en polvo, lo que viene a ser un insumo esencial en la producción de mayonesas, pastas, pastelería y otros.

Con el proceso de transformación del  huevo-en-polvo  y  líquido para proveer a las industrias de alimentos con la producción con valor agregado, se abrió una nueva perspectiva para el sector avícola.  Se trata de la empresa Ovoprot Internacional SRL, que es la suma de capitales bolivianos, de la Avícola Modelo y Ovoprot, una firma nacida en Austria, con base principal en Argentina.

La apuesta conjunta está asentada en Santa Cruz, en el Parque Industrial Latinoamericano del municipio de Warnes. La factoría arranca con una capacidad para procesar 100 mil huevos por día.

La planta realiza el quebrado, pasteurizado y envasado del huevo líquido y también su transformación a polvo, todo bajo un moderno sistema automatizado, utilizando estrictos procedimientos de control de inocuidad que comprende el seguimiento en todas las etapas por lote, desde la salida del huevo de las granjas, la entrega en planta y hasta el envasado del producto, explicó César Cuadros, Gerente de Avícola Modelo.

El proceso de producción se realiza en distintas etapas: descarga del huevo, donde el producto es lavado; quebrado y seleccionado, el sistema separa yemas, claras o lo entrega completo, de acuerdo al requerimiento; pasteurización, proceso que le da calidad al producto eliminando cualquier incidencia de bacterias y hongos utilizando sistemas combinados de temperatura; almacenamiento y empaque.

El huevo en polvo es envasado en bolsas de 200 kilos. El huevo líquido se almacena en tanques especiales, los volúmenes de éste se acogen al pedido del cliente.

La producción del huevo-liquido está destinada a la industria del mercado local para la elaboración de galletas, mayonesas, pastelerías, panaderías y otras. El huevo en polvo también estará en el mercado interno, pero la proyección es llegar al ávido mercado de exportación. Entre los potenciales clientes están Chile, Perú y otros más distantes.

La primera meta es cubrir la demanda interna, particularmente los grandes clientes que hasta el momento se abastecen de Argentina. Por el momento vamos a cubrir ese nicho, afirmó el empresario.

Oportunidad para el productor avícola

El ritmo de producción previsto anticipa una demanda constante en la provisión de huevos; en una primera etapa, Avícola Modelo que será la directa proveedora de huevos comerciales, por efectos de control de trazabilidad. Existe una secuencia de datos que es importante para hacer seguimiento desde la materia prima, así sabemos de qué galpón procede el huevo utilizado para determinado lote, explicó.

“Sin embargo, en el corto plazo pensamos convertirnos en compradores, mediante convenios serios a largo plazo con avicultores en Santa Cruz, ese es el plan para que no haya una sobreproducción que termina bajando el precio hasta 30 centavos en épocas, lo que representa pérdidas muy grandes para el productor”.

Aunque el proyecto de industrialización es innovador en Bolivia, el empresario reconoce que a nivel mundial no. Sin embargo, apuesta por la modernización de la industria boliviana para beneficio del consumidor.

“En la industria de alimentos, donde se utiliza el huevo, éste no puede estar más en cáscara por una cuestión de sanidad, considero que las normas tal como son en Argentina y otros países deberían repetirse en Bolivia, la normativa dice que no se puede utilizar huevo en cáscara para hacer una galleta. Pienso que en el corto plazo van a cambiar las cosas”, manifiesta César Cuadros.

La apuesta empresarial está en marcha. La expectativa de sus ejecutivos es llegar a 2018 produciendo al 100% de su capacidad y en dos años más duplicarla y consolidar la exportación.